Jóvenes competentes

Mi post de hoy pretende romper una lanza a favor de la juventud competente y profesional, y en especial a aquellos que hayan experimentado dificultades en el ámbito que menciono a continuación.

No Es un crío, es un profesional

Mientras que en cualquier otro ámbito, la juventud es un valor deseado por muchos, siento que los jóvenes recibimos a menudo un trato injusto en el terreno laboral. La sociedad quiere ser más joven en el terreno personal y menos joven en el profesional. Y no hablo de diferencias en retribución,  hablo de aspectos más importantes, de diferencias en el trato que menoscaban la profesionalidad y dañan la autoestima de jóvenes con gran potencial.

Me he cansado ya de escuchar comentarios del estilo “es un crío”, “este es un veinteañero”, “se acaba de licenciar” con connotaciones peyorativas. No infravaloremos el trabajo realizado por alguien por el simple hecho de ser joven.

Los jóvenes sentimos la necesidad de defender nuestros trabajo y de demostrar nuestra capacidad y responsabilidad, por el simple hecho de ser jóvenes. Por el contrario, a menudo no tenemos voz para demostrar nuestra valía.  Parece que el trabajo siempre haya que vestirlo de un aire “senior” para que se tome en serio y merezca la pena ser escuchado.

 La experiencia es un grado” pero, ¿”sabe más el diablo por viejo que por diablo”?

Está claro que, tal y como dice el refranero, “la experiencia es un grado”, pero creo que esto se lleva al extremo en algunos casos y que los años encima no lo aportan todo. Hasta la fecha, no se ha demostrado que las canas o las arrugas aporten conocimiento alguno, aunque algunos lo defiendan. Tanto jóvenes como “menos jóvenes” pueden aportar un punto de vista a tener en cuenta en una propuesta de soluciones, una valoración de opciones o una toma de decisión.

Experiencia vs potencial

Creo que la gente joven y la gente con más experiencia tienen unas cualidades diferentes, ni mejores, ni peores. Claro está que una persona con más experiencia podrá demostrar más seguridad por conocer mejor la situación, pero a la vez un joven tendrá tres cualidades que en determinadas situaciones pueden resultar clave:

  1. Ganas de aprender: porque en un entorno cambiante como en el que vivimos, ser un experto en una situación no nos convierte en expertos para otra. El enfrentarse a un problema va a conllevar siempre el ser flexible, adaptarse y aprender para superar la situación. Aplicar las viejas reglas de juego en nuevos contextos puede no ser siempre una solución.
  2. Humildad para asumir que uno no tiene todas las respuestas e iniciar el proceso de aprendizaje, y humildad para escuchar a otros.  A menudo la gente con experiencia se apoya tanto en su propio conocimiento y en la visión que tiene de las cosas que difícilmente acepta que puede haber otras aproximaciones (igual de buenas, o quizás mejores) o puntos de vista.
  3. Inquietud e incorformismo para no dar por hecho, para cuestionar lo que mucha gente experimentada da por hecho y jamás cuestionaría. Considero que un buen uso y gestión de esta actitud inquieta es el elemento fundamental para mejorar y generar soluciones innovadoras.

Jóvenes capaces, muy capaces

Ejemplos de este potencial, esas ganas de aprender y el espíritu joven de la gente inquieta son conocidos por todos:

Algunas de las grandes compañías creadas en los últimos años han sido creadas por gente muy joven. Lo que es más importante, no por ser gestionadas o impulsadas por un emprendedor con poca o ninguna experiencia han fracasado:

En resumen, toca defenderse y escapar de estereotipos de joven “cabezaloca”.

Joven sí, incapaz e incompetente NO

  • ¿Alguien ha experimentado algo parecido? ¿Alguna experiencia enfrentándose a un trato que considera injusto, en ese sentido?
  • ¿Hay algo que podamos hacer para defendernos?
  • ¿Somos los jóvenes, por lo general, menos capaces en el terreno profesional?
  • Siendo honestos, ¿nosotros mismos consideramos que una persona joven es menos capaz de hacer un buen trabajo? ¿damos importancia a la edad del profesional que tenemos delante?
Anuncios

2 pensamientos en “Jóvenes competentes

  1. Hay países en los que es ilegal indicar la edad en el currículo.
    Hay empresas que sólo te contratan si eres joven (y guapa, según qué empresa).
    Hay empresas que sólo te contratan por enchufe.
    Y hay empresas que van más allá de las apariencias, te ponen a prueba… y se llevan una buena sorpresa! 😉
    ¿Pero qué se puede hacer en caso contrario?

  2. Hola Alex,

    Efectivamente, tienes razón y me parece buena idea eso de no indicar la edad en el CV, y yo de hecho no lo hago, pero y, ¿qué pasa con el “tiene cara de niño” cuando llegas a la entrevista?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s