Herramienta sencilla para movitarte con el tracking de tus objetivos

Pequeña ayuda para ayudarme en la consecución de objetivos

Una vez más, me ha costado bastante (un mes!) sacar tiempo o ideas para escribir en el blog, pero como todo es cuestión de constancia y a eso no me gana nadie 😉

La idea y su contexto:

Esta vez quiero escribir un post muy breve sobre una pequeña idea que he tenido recientemente y que me ayuda a hacer tracking de mis objetivos. En este caso primer caso de prueba, lo he hecho con el deporte, y concretamente, con el running, pero creo que se podría aplicar a otros muchos casos:

  • Objetivos de ahorro (euros)
  • Objetivos de estudio (horas)
  • Dejar de fumar (días)
  • Pérdida de peso (kgs)
  • Asistencia al gimnasio (días)
  • Escribir en el blog (posts)
  • Seguimiento general de todos los propósitos del año
  • Etc.

La idea surgió en el trabajo, hablando de buenas prácticas de seguimiento de objetivos y sobre cómo el tener el objetivo y el nivel de avance que has conseguido en un lugar visible podía motivar a la acción. Y si esto funciona en el entorno laboral, ¿por qué no probarlo en el personal?

Así que dicho y hecho…

La construcción:

La idea era sencilla: poner en un sitio visible de la casa un recordatorio de mis propósitos e ir viendo en qué medida los estaba cumpliendo. Pensé que una pizarra era la mejor idea, ya que puedes ir borrando, marcando avances y haciendo tantos cambios como creas convenientes y siempre me ha encantado escribir en la pizarra.

Me daba igual utilizar una pizarra blanca con rotuladores o una negra con tiza, pero tenía claro que no quería hacer agujeros para colgarla. Por eso, busqué dos tipos de pizarras: imantadas o adhesivas.

En las tiendas Natura solían tener imantadas, pero las que quedaban ahora eran muy pequeñas y apenas tenían espacio para escribir. La mejor opción para empezar la encontré en una cadena de decoración en Madrid, barata, similar a Tiger, cuyo nombre no consigo recordar… Es una pizarra adhesiva pequeñita y bastante decorativa, que costó un euro, pero ya he encargado por Amazon una pizarra adhesiva de mayor tamaño.

Decidí pegarla en la nevera, porque en mi caso está muy visible desde el sitio crítico: el sofá. Además, al ser adhesiva creí que podría encajar bien en ese tipo de superficie, sin dejar marcas después.

 

La dinámica

La forma de utilizarla es muy sencilla. Escribes el objetivo que tienes en mente de tal manera que sea fácil de medir. En mi caso “Correr 100 km”.

Otros objetivos:

  • Ahorrar mil euros
  • Estudiar 10 horas semanales de inglés
  • Dejar de fumar
  • Perder 5 kgs
  • Ir al gimnasio 15 días al mes

Si quieres puedes añadirle un plazo temporal, en mi caso no lo hice para ponérmelo más fácil 😉

Después un paso importante es pensar una recompensa. La recompensa es lo que te puede ayudar en los momentos de debilidad, pero llegará un momento en que deje de ser lo que te motive, y tendrás una motivación intrínseca. Por ejemplo, si el objetivo es dejar de fumar, puedes regalarte una sesión de compras o una escapadita si consigues no fumar durante 3 meses. Una vez que hayas cogido ese hábito y ya estés por el buen camino, dejarás de necesitar la recompensa.

En mi caso, me puse una recompensa, que actualmente estoy modificando y que probablemente acabe desembocando en unas buenas zapatillas. Por lo tanto, cuando corra 100 km me voy a permitir el lujo de unas zapatillas y durante los primeros días las visualizaba para levantarme del sofá. Busca algo que te motive pero que sea lógico y proporcionado, nada de dar la vuelta al mundo por correr 10 km o de comprarte un paquete de tabaco para celebrar que llevas 3 meses sin fumar.

Después, divides el objetivo en “miniobjetivos” o tramos, que puedas representar fácilmente. En mi caso partí los 100 km en tramos de 10 para pintarlo más fácil.

 

Y ahora qué

Después de varias semanas, he conseguido correr casi 20 km en pocos días y sigo mirando la pizarra, pero como sucede en estos casos, cada vez necesito hacerlo menos. La motivación intrínseca del deporte empieza a ser más fuerte que esa recompensa.

De hecho, el domingo volví a participar en una carrera después de un año. Y las sensaciones fueron buenísimas J

Mi plan es llevar esto a otros objetivos, empezando por el ahorro. La pizarra grande ya está en camino y estoy deseando que llegue para empezar.

Dejo una foto del resultado por si ejemplifica y unos links de pizarras a la venta en Amazon que podrían servir.

Imagen

 

***********************************************************************************

Y vosotros…¿tenéis algún truco que os ayude a no perder de vista vuestros objetivos? ¿Algo que mejorar a la idea de la pizarra?

Anuncios

2 pensamientos en “Herramienta sencilla para movitarte con el tracking de tus objetivos

  1. Pues mira, existe en el mercado una pintura de pizarra. La idea es pintar un trozo de pared con ella, yo he visto calendarios de 31 días preciosos hechos con cinta de carrocero y la pintura. En mi casa tenemos un trozo detrás de la puerta de la entrada donde nos dejamos las notas pertinentes.

    Me ha gustado mucho y a lo mejor te lo copio en Londres, ya que no podré pintar la pared como aquí…sniff!!

    Ánimo con todo pequeña!!

    Chu!!

    • Gracias caro,

      Tenía vista la pintura y me encantaría poder pintarme una pared entera. Lástima que en mi piso de ahora no pueda,pero sin duda lo acabare haciendo algún día.

      Un beso

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s